corner
Healthy Skepticism
Join us to help reduce harm from misleading health information.
Increase font size   Decrease font size   Print-friendly view   Print
Register Log in

Neuvas Tendencias En La Medicalización

By José Augusto Cabral Barros
2007

Hacia un cuerpo bello y socialmente bien venido


Son cada vez mas frecuentes las notícias que, circulando en los medios de comunicación social, contribuyen para ampliar el número de adeptos a pretendidas soluciones generadoras de bienestar y de niveles mas elevados de salud. Varias de esas notícias – muchas de ellas, propaganda velada – contribuyen para el incentivo de valores relacionados al disfrute de un cuerpo saludable, estéticamente aceptable y bien visto por la sociedad. Aqui entran, en forma creciente, varios componentes del sector industrial, con destacado incremento de los relacionados a la moda, cosmética y también la industria farmacéutica: todos movidos por claros intereses mercadológicos con una serie de equívocos y riesgos inherentes a las alternativas que van creando y diseminando. Por mas que pueda ser visualizada como positiva la divulgación de ideas sobre los riesgos asociados a la obesidad, muchos de ellos epidemiologicamente bien estudiados, inclusive en cuanto a las estrategias mas adecuadas para el control o prevención de los mismos, causa preocupación la divulgación de notícias que se repitieron al final del año pasado comentando la muerte precoz de modelos por anorexia nerviosa.

Tal como recalca Albert Figueras (2006) aunque probablemente cada época ha establecido sus estándares de belleza, también es cierto que, en los últimos 100 mil años de evolución,el ser humano jamás há tenido al alcance de la mano una panplia tan amplia de medicamentos, procedimientos quirúrgicos o herramientas para tratar de modificar el aspecto del propio cuerpo, como ahora En su texto bastante instigador – Optimizar la vida: Claves para reconocer la felicidad – el autor enfatiza la idea de que vivimos el auge de la farmacologia y de avances en las técnicas quirúrgicas, a que se suman el espacio ocupado por la mass-media otorgando gran importancia a la imagen y los modelos a ser copiados con una eficacia publicitaria creciente, anudando psicología, design y estrategias de ventas de los “modelos” (Figueras, 2006)

 

En este contexto, nos encontramos con un incremento en el uso de anorexígenos. Estos – anfetaminas utilizadas para inhibir el apetito – tendrían, pasando de 6,97 dosis diarias por mil habitantes, que Brasil presentaba en 1993-1995, para 2,57 dosis diarias en 1997-1999. Desde entonces, sin,embargo, el consumo creció alcanzando el monto de 9,1 dosis diarias por mil habitantes en el bienio 2002-2004, en conformidad con el Relatório divulgado por la oficina de la ONU responsable de la fiscalización y control mundial de drogas (INCB, en la sigla en ingles) y que demuestra que Brasil está en la compañia de países como Australia, Singapur y Corea, en los cuales el consumo de las anfetaminas va creciendo, contrariamente a la tendencia mundial de retracción. Desafortunadamente, nuevo Relatório sobre el tema, publicado en marzo de 2007 no se opone a la tendencia señalada en el Relatório anterior. Tanto es asi que el nuevo documento indica que es Brasil el campeón mundial de consumo de drogas estimulantes utilizadas principalmente para adelgazar. Los números situan el país en una posición que es de casi tres veces el encontrado en los Estados Unidos (EUA), evidenciando una ampliación de oferta (también detectada en Argentina). El Relatorio anual de JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), órgano independiente cuya sede está en Áustria y que actua para la Oficina Contra Drogas y el Crimen de la ONU, incluyó a Brasil entre los 17 países visitados. Entre las denuncias del documento está la de que las tasas de consumo de inhibidores del apetito per capita mas altas tradicionalmente se han encontrado en las Américas, al paso que Ásia, Oceanía y Europa vienen presentando disminución del consumo. Cabe, aun, resaltar que países como Chile, Dinamarca y Francia introdujeron medidas especiales de control para evitar el uso inadecuado de estos productos, hecho que ha contribuído para la caída del consumo. En otros países, sin embargo, en particular Argentina, Australia, Corea y Singapur, el consumo creció significativamente ( la Figura 1, con datos de JIFE explicita los países que ocupan la condición de campeones de consumo, al mismo tiempo que evidencia los efectos adversos principales y los efectos cuando ocurre sobredosis).

Figura 1 - Campeones de consumo, fármacos mas utilizados y efectos adversos de los anorexígenos

 

Es probable que los que están optando por disminuir la ingesta alimentaia via fármacos, ya sepan de los riesgos a que están sometidos. Los fármacos anorexígenos pueden causar dependencia química, alteraciones del sueño, irritabilidad, palpitaciones y empeoramiento de la hipertenssión arterial, además de estar relacionados a la incidencia aumentada de depresión, crisis de ansiedad y pánico (Goodman & Gilman, 1996 ).

La mass-mídia divulgó, en el final de 2006, início de 2007, nada menos que seis casos de jóvenes modelos (entre 14 y 23 años) que murieron de anorexia nervosa. La enfermedad se manifiesta en cinco en cada mil mujeres. De 1999 a 2003, son 141 los casos de óbito notificados. De cada cuatro casos, en uno o dos la recuperación puede ser completa o con pocas secuelas físicas o psicológicas. Entre las dolencias psiquiátricas, la anorexia nervosa se sitúa entre las que presentan mortalidad a largo plazo mas elevada. Cerca de 5% de los pacientes acompañados por un período de diez años mueren del problema y vale recordar que es Brasil campeón en el uso de ese tipo de fármacos (entre 1999 y 2004, Brasil presentó un aumento de 254% em el consumo) (Rozenfeld, 2007). Asumimos como nuestros los cuestionamientos de los autores del texto mencionado, cuando preguntan: No sería el caso de confrontarmos la sociedad que estamos construyendo, que sufre de valores y oportunidades, y que produce mas dolencias y hasta muertes que se explicam técnicamente mas son totalmente injustificables?

 

 

Next Section:
“Medicalizando” los niños “hiper-activos”

Previous Section:
El modelo biomédico, la propaganda y la “medicalización”

Books homepage

Neuvas Tendencias homepage

 

Comments

Our members can see and make comments on this page.

 

  Healthy Skepticism on RSS   Healthy Skepticism on Facebook   Healthy Skepticism on Twitter

Please
Click to Register

(read more)

then
Click to Log in
for free access to more features of this website.

Forgot your username or password?

You are invited to
apply for membership
of Healthy Skepticism,
if you support our aims.

Pay a subscription

Support our work with a donation

Buy Healthy Skepticism T Shirts


If there is something you don't like, please tell us. If you like our work, please tell others. The contents of this page are the author's views and do not necessarily reflect the position of Healthy Skepticism or other members of Healthy Skepticism.

Please log in to access sharing tools.








There is no sin in being wrong. The sin is in our unwillingness to examine our own beliefs, and in believing that our authorities cannot be wrong. Far from creating cynics, such a story is likely to foster a healthy and creative skepticism, which is something quite different from cynicism.”
- Neil Postman in The End of Education