corner
Healthy Skepticism
Join us to help reduce harm from misleading health information.
Increase font size   Decrease font size   Print-friendly view   Print
Register Log in

Neuvas Tendencias En La Medicalización

By José Augusto Cabral Barros
2007

El caso de los antidepresivos


Sin oscurecer los avances advenidos con la introducción de los psicofármacos, aliviando el cuadro clínico de las enfermedades mentales de distinto grado de gravedad, estudios más recientes – como los efectuados por el psiquíatra de la Universidad de Washington, John Newcomer - vienen recalcando la asociación entre estos medicamentos y efectos adversos de variada naturaleza: aumento de peso, diabetes, hipercolesterolemia y muerte precoz por infarto del miocardio. En una entrevista dada durante reciente visita a Brasil, el afirmó que “pacientes con enfermedad mental están perdiendo 25, 30 años de vida, en promedio, muriendo en los EUA y en países en desarrollo a los 50, cuando deberían morir a los 70 y tantosñ” (Leite, 2007). El foco de interés de los estudios se ha volcado para antipsicóticos de segunda generación (clozapina, olanzapina, risperidona, quetiapina) sin excluir aquellos hace más tiempo presentes en el mercado, a ejemplo de la clorpromazina, igualmente incriminados en los efectos mencionados.

 

Estudios más recientes posibilitan algunas importantes conclusiones, resumidas a continuación (tomado de Calligaris, 2007) sobre el real impacto y posibles ganancias producto del empleo de antidepr esivos

1) Los antidepresivos actuales fueron descubiertos cuando alguien administró un derivado de la hydrazina a pacientes tuberculosos. El efecto inesperado (y único) fue que ellos se quedaron más alegres.

2) Más tarde, se descubrió que la misma substancia aumentaba (poco importa como) la cantidad de un neurotransmisor en el cerebro (la serotonina).

3) Suponiendo que esa alteración era la responsable del buen humor de los pacientes tuberculosos, se tomó la decisión de experimentar el empleo de substancias análogas en pacientes deprimidos.

4) Para eso, fue necesario construir un patrón de comportamientos y afectos que identificara los deprimidos naciendo asi la “depresión”. De hecho, entre 30 y 40% de los que corresponden a ese patrón tienen beneficios con el uso de esas substancias.

5) Por qué no todos? a) La definición patrón de la depresión es comportamental, afectiva y discursiva, no química, pues es difícil verificar el nivel de serotonina en el cerebro de las personas; b) por lo tanto, es posible que muchas depresiones se adecuen al patrón comportamental y afectivo establecido, pero que se expresen por alteraciones químicas diferentes de la insuficiencia de serotonina; c) conclusión: reaccionan positivamente a antidepresivos solamente aquellos deprimidos que expresan quimicamente su depresión por la disminución de la serotonina en el cerebro. Como identificarlos? Solamente experimentando.

6) Asi como habría depresiones que no se expresan por la insuficiencia de la serotonina, es también posíble que haya, además de la depresión, tristezas y morosidades que se expresan por una falta de serotonina. En eses casos, los antidepresivos ayudarian. Como identificarlos? Solamente experimentando.

 

Next Section:
Concluyendo

Previous Section:
Anticipando la andropausia y su “solución”

Books homepage

Neuvas Tendencias homepage

 

Comments

Our members can see and make comments on this page.

 

  Healthy Skepticism on RSS   Healthy Skepticism on Facebook   Healthy Skepticism on Twitter

Please
Click to Register

(read more)

then
Click to Log in
for free access to more features of this website.

Forgot your username or password?

You are invited to
apply for membership
of Healthy Skepticism,
if you support our aims.

Pay a subscription

Support our work with a donation

Buy Healthy Skepticism T Shirts


If there is something you don't like, please tell us. If you like our work, please tell others. The contents of this page are the author's views and do not necessarily reflect the position of Healthy Skepticism or other members of Healthy Skepticism.

Please log in to access sharing tools.








What these howls of outrage and hurt amount to is that the medical profession is distressed to find its high opinion of itself not shared by writers of [prescription] drug advertising. It would be a great step forward if doctors stopped bemoaning this attack on their professional maturity and began recognizing how thoroughly justified it is.
- Pierre R. Garai (advertising executive) 1963